Curso de articulación: ¿la solución para una transición exitosa?

Por primera vez en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 20.000 alumnos de escuelas públicas asistieron a un curso de articulación entre la primaria y la secundaria.

Este curso, que tiene como objetivo lograr que los alumnos completen su trayectoria educativa de manera exitosa, está dirigido a ingresantes de primer año del nivel secundario. Consta de diez encuentros, de tres horas cada uno, y tiene lugar en sus respectivas instituciones. En estos encuentros se dictan tres asignaturas: lengua, matemática y metodología de estudio. Cada asignatura cuenta con un cuadernillo propio que reciben al inicio del curso, y lo que busca es hacer foco en materias clave que por lo general cuestan más a los chicos.

Este programa se encuentra inspirado en el compromiso asumido por la Ley N° 898 y en las metas de la Agenda de Desarrollo Sostenible, específicamente en el objetivo 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Se trata de una política pública que adquiere importancia considerando las alarmantes cifras de deserción social secundaria de nuestro país. Según Unesco, en Argentina solo el 43% de los estudiantes termina el colegio a la edad esperada; según datos proporcionados por el Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina (UCA), el 41% de los estudiantes en los últimos años de la escuela secundaria no asisten o están retrasados considerando su edad.

En los últimos años podemos encontrar propuestas similares, en el 2010, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner se elaboró, bajo la órbita del Ministerio de Educación de la Nación, un “Cuaderno con propuestas para la articulación” escrito por Beatriz Masine, donde se plantea trabajar sobre la problemática en el último año del primario. Se propone abordar contenidos sobre Matemática y Lengua, dos áreas centrales en la educación, y se sostiene que tanto los docentes como las instituciones deben ser capaces de bregar por fortalecer la articulación, brindando soporte practico -actividades curriculares-  y contenido que funcione como “puente” entre ambos niveles. La obra cuenta con dos cuadernillos, uno dirigido al docente y otro al alumno, en donde quedan plasmadas las propuestas elevadas.

Por otra parte, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, por intermedio de la Dirección General de Cultura y Educación, en agosto del 2016, elaboró un documento de trabajo dónde aborda el problema de manera sistemática y concluye con una serie de propuestas entre las que se puede enumerar: registro único del estudiante como instrumento de seguimiento y acompañamiento de la trayectoria educativa, interacción directa entre ambos ciclos, reunión de docentes de ambos niveles y creación de cuadernos de contenido para trabajar en clase.

Además, existen iniciativas que ya son implementadas al día de la fecha. Muchos colegios privados llevan a cabo programas por cuenta propia. Un claro ejemplo es el Instituto Euskal Echea que cuenta con un programa íntegramente desarrollado. El mismo se realiza a lo largo del último año de la escuela primaria, donde se emplean talleres dirigidos a los alumnos de séptimo grado en los que, a través de distintas actividades, se integra también a los alumnos de primer año del secundario y proyectos en los que trabajan alumnos y docentes de primaria en conjunto con alumnos y docentes de secundaria.

Es obligación del Estado poder brindar las condiciones para que todos puedan completar la secundaria, ya que la misma es obligatoria y es un derecho. Los cursos de articulación propuestos por el Gobierno de la Ciudad constituyen una increíble iniciativa que busca lograr que esto ocurra. Sin embargo, resulta fundamental cuestionar no los objetivos de estos cursos, sino la duración de los mismos: ¿Diez días son suficientes para brindar al alumno las herramientas necesarias para otra etapa?

El paso del nivel primario al secundario es decisivo y puede determinar el fracaso escolar por lo que es indispensable fortalecer la articulación para superar la idea de discontinuidad entre niveles, esto implica un proceso complejo ya que requiere del trabajo de docentes y alumnos. Antes de empezar el nivel secundario los alumnos deben haber desarrollado hasta el momento ciertas cualidades para afrontar las exigencias del nivel secundario, por lo que es fundamental poner foco en crear un proceso de transición que le brinde al alumno cierta autonomía, decisión y responsabilidad. Además, en el nivel secundario los educadores deben hacer sentir a los alumnos “parte de”, lograr la inclusión es necesario para evitar la deserción. Entonces, considerando que se trata de un proceso, para que el paso de un nivel a otro sea una transición y que constituya verdaderamente un todo articulado, lo esencial es el tiempo.

2 comentarios en “Curso de articulación: ¿la solución para una transición exitosa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s